¿Qué es el éxito verdaderamente?

“Estoy agradecido por todos los que me dijeron que no.
Es gracias a ellos que estoy siendo yo mismo.”

A. Einstein

Sugún la Real Academia Española y el diccionario de Oxford, el “éxito” se define como: el resultado feliz de un negocio, buena aceptación que tiene alguien o algo, el cumplimiento de un propósito, el logro de fama o riquezas, una persona que alcanza una meta deseada… En ese orden.

Sinceramente esas definiciones están turbadas y la sociedad la adapta a su conveniencia. El concepto social de lo que es el éxito nos lleva a cargar con demasiados prejuicios a otros seres humanos y hacerlos sentir menos, no obteniendo ningún fin positivo para la sana convivencia social y algo humanista.

Primeramente hay que establecer que cada uno aprende y crece de manera diferente, cada camino es o debería de ser único, quién coños desea ser una copia, pero inconscientemente eso es lo que terminan siendo: copias. Lamentablemente el sistema nos evalúa como si todos fuésemos iguales. Nos deprime, nos frustra, a mí me hace sentir que no encajo. Simplemente porque no está diseñado para formar un carácter humano, sino una máquina de producir dinero para que todo corra a su conveniencia.

Como dijo un monje al cual sigo sus discursos: ¿Por qué nos enfocamos en la teoría y en lo táctico, no en lo creativo y en lo práctico? Nos la pasamos en barras para disimular que socializamos dentro de un sistema social que nos hace ser uno más de lo mismo. Terminamos siendo estadísticas, siendo producto de lo que nos rodea y limitarnos sólo a eso que nos rodea.

Nos enseñaron matemáticas y hacer exámenes en tipo escoge, pero no sabemos tomar decisiones. Nos enseñaron quizás a analizar la voz de un poeta, pero aún no sabemos expresar lo que sentimos con precisión. Nos enseñaron otros lenguajes, pero no sobre esa cultura. Nos enseñaron sobre una perspectiva, pero no cómo manejar ideas distintas u opuestas. Nos obligaron siempre a llegar al final de la meta, pero nunca nos enseñaron cómo se empieza. Nos dicen que debemos de superar las cosas o problemas, pero no nos enseñan cómo atravesar esos problemas en orden de poder superarlos.

Dime cuando el sistema te ayudó alguna vez a manejar los rechazos y los fracasos. Cómo empezar desde cero cuando es necesario y saber aceptar cuando las cosas no nos salen como queremos que sean.

Lo que realmente importa es la perseverancia, la determinación o persistencia. Lo que es realmente esencial es ser empático, entender las dificultades de la gente y la habilidad de saber cuándo deberíamos tomar una pausa. La realidad es que en la vida nos dan el examen primero y la lección si es que eres capaz de entenderla, la adquieres después.

Necesitamos carácter, pero nos enfocamos en el calibre. Necesitamos aprender a formar nuestros propios valores; no sólo algebra. Pitágoras no es solamente un teorema. Einstein no fue solo una idea, fue el trabajo de una vida. Por qué en vez de economía, no nos enseñan sobre empatía. Por qué no nos enseñan sobre inteligencia emocional, para no ser analfabetas emocionales. Por qué no se entiende de una vez que la actitud ante un problema vale igual que la aptitud para resolverlo. Por qué todos sabemos leer, pero no sabemos racionalizar y aplicar lo que leemos.

Sócrates nos enseña que la felicidad se encuentra no en tener más, sino disfrutar aunque tengas menos. Nietszche nos habla sobre el superhombre y cómo el ser humano debe ser algo superado siendo alguien libre de prejuicios y de las moralidades de distintas sociedades, que aprenda a crear sus propios valores y propósitos. Kant nos enseña que se debe cumplir con el deber y que lo bueno o el bien no está en las consecuencias de nuestras acciones sino en el motivo que te llevó a tomar dicha acción. Finalmente, Platón nos enseña lo que es un alma completa. El alma se divide en tres partes: la racional, la espiritual y la apetitiva. Donde la racional debe mandar, la espiritual reenforzar y la apetitiva obedecer las anteriores.

Tengamos en cuenta que el crecimiento personal es un proyecto de vida. Un plan a largo plazo en el cual hay que ir trabajando continuamente. Un sendero de tristes recaídas, pero también de muchísimos avances positivos colmados de satisfacciones. La inteligencia emocional es la capacidad para identificar, entender y manejar las emociones correctamente, de un modo que facilite las relaciones con los demás, la consecución de metas y objetivos, el manejo del estrés o la superación de obstáculos. El crecimiento profesional es lograr el crecimiento y la autorrealización para alcanzar esa meta que algún día se plantearon como futuros profesionales. Un trabajador desarrollado es aquél que logra llegar a un nivel óptimo de conocimientos necesarios para desempeñarse en el área de su interés.

Por esta razón, el éxito está en el progreso. No importa cuán lento te estés moviendo, siempre y cuando estés dando pasos firmes hacia adelante. No lo vas a encontrar en un título, ni en el dinero, los vas a encontrar en el camino y lo que te jodiste para lograrlo. El éxito se encuentra cuando hay un balance entre las tres cosas anteriormente mencionadas (inteligencia emocional, crecimiento personal y profesional). El éxito está en tener tu alma completa y satisfecha. El éxito está en ser aprender a ser feliz y extraordinario disfrutando lo ordinario. El éxito está en querer superarte constantemente y no conformarte con menos. En ser hoy mejor de la persona que fuiste ayer y ser mañana mejor de lo que eres hoy.

De tal manera que la mayoría de la gente son otras gentes. Sus pensamientos son las opiniones de alguien más, sus vidas una copia y sus pasiones son una cita o frase de alguien más. Si a esto lo llaman éxito, siento mucha pena de que nunca alcanzaron lo que el éxito en su plenitud.

IMG-4365

 

Escritos y pensamientos

Gabriela Christina Díaz View All →

Nacida en Puerto Rico, pero soy ciudadana del Mundo. Escribo para vaciar el ruido de mi mente y me llena el corazón que alguien le toque de alguna forma lo que escribo. Pues de nada me sirve escribir si lo que escribo no conmueve un alma. No escribo muchas paradojas porque yo soy la paradoja en sí. Soy un poco controversial en mi manera de expresarme, pero escribo y me expreso de una forma transparente, desde lo más sincero de mis adentros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: