Dos o tres años después, semidesnuda en la terraza, enamorada de la vida una vez más.

Es cierto que por un tiempo se siente la nada,
la muerte, tu muerte, un vacío,
adormecido de tantas muertes emocionales,
de tantas decepciones acomuladas en una.

Dos o tres años después,
con recaídas, pero poco a poco
recuperando fuerzas.

Te verás un día semidesnuda
con las cortinas entre abiertas
bailando en la terraza

al amanecer mientras se prepara el café
y lo vuelves a preparar en una greca
como antes solías hacer.
Mientras los vecinos te pueden ver
y cualquiera que pasa se contagia
de tu felicidad, tu libertad,
tu independencia.

El café está listo,
pones tu música favorita en alto,
te sientas a contemplar
el aroma de café recién colado.
Das un sorbo, disfrutas la amargura
de ese café negro extranjero.
Enciendes un cigarro.
Exhalas humo mientras el vecino sonríe.
Los vecinos observan.
Se dan cuenta que te estás enamorando
de estar viva
una vez más.

IMG-4453

cartas Escritos y pensamientos

Gabriela Christina Díaz View All →

Nacida en Puerto Rico, pero soy ciudadana del Mundo. Escribo para vaciar el ruido de mi mente y me llena el corazón que alguien le toque de alguna forma lo que escribo. Pues de nada me sirve escribir si lo que escribo no conmueve un alma. No escribo muchas paradojas porque yo soy la paradoja en sí. Soy un poco controversial en mi manera de expresarme, pero escribo y me expreso de una forma transparente, desde lo más sincero de mis adentros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: