El problema de la gente y su definición erronea sobre mí

La gente tiende a definirme (cosa que realmente no es posible porque soy literalmente bipolar y tengo trastornos de personalidad, técnicamente no me pueden definir como algo concreto). Yo, en lo personal, no me gusta alardear o decir exactamente mis experiencias más profundas, las demás que para mí son graciosas, las publico para que se rían porque hacen faltan más risas en este mundo. Pero a mí no me gusta que me conozcan demasiado porque siempre salgo herida. Si a alguien le interesa, primero tú dime por qué quieres saber y conocerme; entonces en confianza yo te digo cientos de razones por las cuales soy como soy, y por que en la vida he cometido tantos errores de los cuales he crecido. Ya yo he llegado al punto que no me quedan máscaras y a veces creo que ni tacto en mi piel.

Pero si quieren saber algo que es un hecho fundamental de mí. Todo lo que he hecho lo que he vivido a mi manera. He vivido una vida completa. Sí, tuve momentos que tragué demasiados dolores, unas innumerables penas y no dije nada a nadie. Tragué más de lo que podía aguantar. Así como lo tragué, lo escupí a mi manera y saqué de adentro todo eso que me ahogaba. La gente me criticaba por mi transparencia. Pero en todo momento mantuve mi frente alta, siendo más pelotuda que cualquier hombre y seguí viviendo a mi manera…

Quisiera que tengan más consciencia sobre todas esas personas que la puta sociedad los ha destruido, lo señalan, y este montón de hipócritas que no tienen consciencia sobre el hecho de que uno siempre estuvo ahí para ellos y te salen asquerosamente ratas, esa maldita doble moral que no sirve. Demasiadas veces gente nos critica porque ellos no soportan que una persona haga lo que usted no se atreve a hacer, ser diferente, prefieren las rutinas, las costumbre, seguir las normas y los estándares sociales porque esa es su zona de “comfort”. Si usted es feliz así, adelante. Pero viva y deje vivir.

De todos modos, hay que establecer que de alguna manera de esta edad en adelante todos estamos, aunque sea un poco rotos, pero uno tiene que reconstruirse de una manera u otra. A cojones, a pujones, y que te valga verga la opinión de lo que tenga que decir esa gente que no aporta nada ni toma una acción por positiva para su vida.

Aquí muchos de los que alguna vez se llamaron ser mis amigos hoy son extraños, no pueden decir ya quién soy, quien era porque sino no se hubieran ido, tampoco quién dejé de ser. Si hay algo que me puede definir a mí es que soy de las pocas personas más honestas que usted puede conocer y que cuando alguien me importa yo me entrego sin esperar nada a cambio… Bueno, quizás lo único que espero realmente es su apoyo incondicional, porque siempre fui y soy transparente en mi forma de pensar, te diría la realidad en la cara pero junto con esto te brindo todo mi apoyo para darte todo y ofrecerte lo que necesites para seas una mejor persona, para ayudarte a reconstruirte cuando la vida te hace pedazos, para abrirte los ojos y sobre todo para estar ahí.

Que me gusta vacilar es una cosa, pero ustedes no tienen idea de cuánto podemos dar cuando queremos a alguien. Porque para joder y vacilar esta todo el mundo, pero quién pingas está cuando te sientes como basura, quién coños está cuando te siente vacío y que nada te llena, cuando te sientes ahogado y finges las sonrisas. Y esa persona que crees que no toma nada en serio, que abandonaste en su peor momento es la misma que una vez hizo que te brillen los ojos y tengas un poquito más de esperanza.

Si quieres saber quién realmente salvará tu vida, mírate al espejo. Fue increíble cómo de tantos conocidos ya puedo contar con una mano los que verdaderamente están ahí. Te vas del país y actúan como si no existieras como si no exististe nunca. Muchos de ellos sabían que la razón por la cual me fui de Puerto Rico era porque había perdido por completo el sentido de razón, estaba de hospital mental en hospital mental ya parecía mi residencia. Muchas veces los llamé, tras de que las conversaciones duraban 5 minutos, lo único que pudieron decirme es “tú puedes, mantente positiva.”. Claro… Como si ya eso yo no lo había pensado. Todo cambió en un instante, toda mi vida se tornó en oscuridad, en una charca, en un vacío, en una tierra extraña tratando de sobrevivir a mi manera. Fueron noches aterradoras de insomnio en mi habitación y la oscuridad se reflejaba en mí. Y muchísimas otras cosas más. Luego de esto volví a la universidad, me jodí para ser independiente, me mudé sola a un apartamento más cerca de las cosas que estaba acostumbrada antes y mejor. Me di cuenta lo rico que se siente darte un trago junto a tu soledad y escuchar música. También descubrí que quien menos te lo esperas, llega a tu vida y te da un poquito de fe. Que todavía queda gente más humana. Gracias a esas pocas personas de mi isla y de donde vivo por ser una fuente de apoyo aunque no siempre quiera echarle mis cargas encima, yo solo quiero regalarles mis risas.

Realmente todavía sigo aprendiendo. Me doy cuenta que me volví un poco (o bastante) reacia cuando se trata de crear relaciones interpersonales íntimas ya sea un amigo o pareja. Porque a mí hasta aquellos que se hacen llamar familia me fallaron y no saben quién soy en realidad solo tienen una imagen de mí. Me cuesta trabajo abrirme, pero cuando lo hago soy transparente y me arriesgo. ¿Por qué hago esto? Porque me gustaría que la otra persona sea igual de transparente conmigo, que sepa que puede contar conmigo y crecer juntos de distintas maneras. Yo sólo pongo una máscara porque no todo el mundo se merece conocerme. No todo el mundo vale la pena que yo invierta mi tiempo en ellas. Ya no hay tiempo para perder. Pero lo de adentro el que sabe, sabe que es profundo, que he dolido, que he crecido y que siempre estoy ahí no importa qué.

“Llega cierta edad en la que todos estamos un poco rotos por algo o por alguien. Hacen falta personas, amigos, gentes que aún hecha pedazos sean lo suficientemente fuertes para que quieran apoyarte de tal manera en que puedan reconstruirse juntos.”

Espero que tengan suerte con quien se topen en la vida.

cartas Escritos y pensamientos

Gabriela Christina Díaz View All →

Nacida en Puerto Rico, pero soy ciudadana del Mundo. Escribo para vaciar el ruido de mi mente y me llena el corazón que alguien le toque de alguna forma lo que escribo. Pues de nada me sirve escribir si lo que escribo no conmueve un alma. No escribo muchas paradojas porque yo soy la paradoja en sí. Soy un poco controversial en mi manera de expresarme, pero escribo y me expreso de una forma transparente, desde lo más sincero de mis adentros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: