Carta al que nunca le gustó mi anarquía

Tienes que saberlo amor mío, no soy la misma de antes. Bueno… Conservo mis principios y mis valores éticos personales de lo que son la libertad. Porque para mí estar con una persona no involucra adueñarse de ella. No, no obedezco mandamientos y que me libre Dios de todos mis pecados, pero ninguno impuesto por una pareja. Si yo voy a hacer algo por ti, lo hago porque me nace hacerlo, no porque me digas qué. Si nace de mí hacerlo, lo disfruto más y el camino será más placentero, o es que acaso no disfrutaste de todo lo que me nacía hacer para ti… Sabes que, dentro de todo, sí.

Conservo esa libertad y siempre la conservaré, porque de ahí nace el placer, el deleite el gozo y la plena satisfacción mutua. De hacer lo que uno quiere hacer para el otro, no por compromiso, sino porque quiere. Algo así cambió mi idea de la felicidad. Dejé de complicarme la existencia buscándola en otras causas; ahora voy tratando de ser feliz porque quiero y no a causa de.

Tienes que saberlo amor mío, no soy la misma de antes. Cuando me encontraste estaba hecha cenizas, polvo… No me extraña por qué tanto desastre al final de lo nuestro. Pero lo nuestro fue tan acelerado que de las cenizas incendiaste un volcán. Lo siento amor mío, lo siento por la catástrofe. Pero que quede claro; claro que sí te quise, sí te quise, sí te quise.

Tienes que saberlo amor mío ya no soy la misma de antes… Ya no vivo en barras de mala muerte, de vez en cuando voy a saludar a uno que otro buen amigo que en el fondo saben quién soy verdaderamente, lo que doy y en la mujer que me he convertido sin tener que alardearles de mis logros. No alardeo de mis logros a nadie, ni en redes sociales. Fui superándome de momento en el camino abruptamente, tanto que no sé ni cómo manejarlo, pero “brego con lo que venga” después que sea para echar hacia adelante. Cariño, de un día para otro me vi en la necesidad de vivir constantemente reconstruyéndome y no pienso detenerme por nada ni nadie. Quizás de a momentos a paso lento, pero dando pasos firmes que definen cada uno lo brillante que se ve mi futuro.

Cariño, tienes que saberlo, ya no soy la misma de antes, ya no estoy en aquél purgatorio; perdida como antes. Aunque me pesa la vida a veces, tengo algo de esperanza. Porque cuando estoy a punto de perderla, sucede algo que me hace continuar. Y sigo, y sigo, y sigo; sin mirar atrás

cartas Escritos y pensamientos

Gabriela Christina Díaz View All →

Nacida en Puerto Rico, pero soy ciudadana del Mundo. Escribo para vaciar el ruido de mi mente y me llena el corazón que alguien le toque de alguna forma lo que escribo. Pues de nada me sirve escribir si lo que escribo no conmueve un alma. No escribo muchas paradojas porque yo soy la paradoja en sí. Soy un poco controversial en mi manera de expresarme, pero escribo y me expreso de una forma transparente, desde lo más sincero de mis adentros.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: