El erotismo que viajaba entre nosotros

Un vodka tónica y limón. Un tequila de a ratos, cafeína y dopamina de por siempres. ¿Pero la serotonina? La serotonina iba y venía, así como tú. La marihuana que nunca faltaba. Un bongazo que nos hacía viajar entre el sexo y las locuras. Gracias por volver cuando te necesité, gracias por estar cuando me sentía abandonada, gracias por el beso frente al apartamento, gracias a tus labios, gracias al último polvo que me hizo sentir un poco más viva. Gracias por las noches incontables donde nunca existió la monotonía y cada orgasmo era un hermoso recuerdo. Y ahora… Gracias por tus llamadas para recordar viejos momentos. Gracias por tu condición y decisión de no olvidarme nunca.

A lo que llegamos,
a no olvidarnos;
es lo que me hace sentir un poco mejor,
y aunque entre medio esté toda esta lejanía,
te recuerdo siempre cerca.

cartas Escritos y pensamientos

Gabriela Christina Díaz View All →

Nacida en Puerto Rico, pero soy ciudadana del Mundo. Escribo para vaciar el ruido de mi mente y me llena el corazón que alguien le toque de alguna forma lo que escribo. Pues de nada me sirve escribir si lo que escribo no conmueve un alma. No escribo muchas paradojas porque yo soy la paradoja en sí. Soy un poco controversial en mi manera de expresarme, pero escribo y me expreso de una forma transparente, desde lo más sincero de mis adentros.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: